miércoles, 4 de febrero de 2009

Así que aprendiz de Houdini.

Recién estuve leyendo en un blog sobre lo peligrosas que resultan las escapadas de nuestros hijos, más aun por su condición y que a causa de esta son menos conscientes aun de los potenciales peligros y no pude dejar de recordar el susto que pasamos en Diciembre pasado. Este día salimos a pasear con Daryl y ya regresando a la casa y al igual que otras veces, lo dejamos avanzar un poco antes de llamarlo y ordenarle parar cuando vemos que se empieza a alejar. Es algo, una pequeña libertad que le permitíamos sobre la base de que el pochoto suele o solía ser un niño bastante obediente pero esta vez no se detuvo cuando lo llamamos sino que se lanzó a correr. De momento vimos que estábamos muy lejos para alcanzarlo por mas que corriéramos también y entonces comencé a gritarle llamándolo por el nombre y ordenándole parar pero nada, o no escuchó o no quiso obedecer. Un conocido nuestro que estaba cercano a por donde iba ya y quiso detenerlo pues iba directo a cruzar una calle que en ocasiones suele ser bastante transitada pero el se le escabulló y siguió adelante. Yo solo sentí que mi voz para llamarle no salía o que se escuchaba demasiado baja y que me entraba un dolor en el pecho, lo vi cruzar la calle, por dónde afortunadamente no pasó carro alguno en ese momento, no solo hacia delante y sino nuevamente hacía atrás –quizás si me escuchó, después de todo- donde finalmente lo pudimos alcanzar y le di una nalgada y lo regañé fuerte. Todo fue cuestión de un minuto, minuto y medio talvez pero que largos y confieso que ese día el dolor en el pecho y el pánico me acompañaron hasta bien tarde.

Luego contándo por teléfono lo sucedido a Zuilet, la mamá del niño supe que en los últimos tiempos habían ocurrido episodios de este tipo con casi todos las personas y familia cercanas a él. Que no hace tanto a la abuela por ejemplo, una persona mayor ya, se le soltó de la mano y se desprendió a correr perdiéndosele de vista y yéndose a jugar a un lugar cercano a la casa dónde alguien –por el barrio todos conocen a Daryl- intento agarrarlo al hallarlo allí solo, pero tampoco pudo. Y movilizados familia y vecinos a todos para buscarlo, lo encontraron justamente en el mismo lugar dónde se le había escapado a la abuela. Había vuelto allí, al mismo lugar.

Estos incidentes son recientes, mi hijo siempre fue, ya lo dije antes, un niño muy obediente, entonces no sé si es la edad, que ya tiene 11 años –edad en que se producen normalmente cambios, también de comportamiento- y se atreve con cosas que antes no, lo hace por maldad y ganas de jugar o si son intentos -aunque quizás mal encaminados- de independencia, que se yo, lo que si tengo claro es que son muy peligrosos y que en lo adelante debemos estarnos muy alertas con él. Y que lo que es conmigo, se le acabaron los mangos bajitos, ahora, por lo menos si estamos en la calle, lo llevo muy bien agarrado. A ver si de verdad es tan bueno como el famoso mago y logra escapárseme otra vez!

7 comentarios:

Isabel dijo...

Que susto te llevaste, madre mía, yo le tengo panico a eso, Ginés lo hacia de más pequeño, se ponía andar y andar, que como descuidase lo perdia de vista, me tire una epoca llevandolo siempre de la mano, y él resistiendose, pero hoy en días casi no hace falta. Espero que no se vuelva a repetir. Un besito Isabel.

Maite dijo...

Qué angustia Fidel.
A nosotros se nos perdió 1 vez en un centro comercial. Nos dimos la vuelta y en 1 segundo ya no estaba.
Pero reaccioné más sensatamente de lo que hubiera pensado jejeje y supe que si había un ascensor cerca estaría allí. Y efectivamente, a veces agradezco lo previsibles que son nuestros niños.
Espero que vaya cambiando la cosa, es lo que tú dices, son 11 años, siempre ha sido obediente... será una pequeña fase, y espero que dure poco. Me aterra que nuestros niños puedan perderse, y que no sepan expresarse.
Pensemos en positivo mejor. Un abrazo.

Sandy dijo...

Hola Fidel: Segundos eternos!!! Que situacion, la imagine a medida que la relatabas...Upsss.En lo que respecta por casa...Santi el mas chico se me perdio 3 minutos y mi mente y mi corazon no tenian limite, gracias a Dios que no paso a mayores y todo quedo en anecdota, pero como bien decis ya voy con 4 ojos y bien agarrado por no decir "atdado a mi" jaja, Y con Nico es todo un tema aparte..Hmmm ya que NO hace caso, poner un pie en la vereda para el es: hasta la muralla china, no paro!!!...mas o menos asi que imaginate el control que debemos tener con el, todo un tema, Gracias por el premio!!! Un gran abrazo gigante!!! Sandy.

Bettina dijo...

Pánico! Ese es el sentimiento...ya que lo conozco bien. El año pasado Santi desapareció en un segundo de mi lado, y después de los 4 segundos de más pánico en toda mi vida, miré a un local de juguetes y estaba ahí, sentadito lo más pancho, jugando. No pude hacer más que darle un fuerte abrazo pero quedé en shock por todo el día. El ahora es super obediente, pero como antes se escapaba mucho, me cuesta confiar que se va a quedar...
Quería contarte que he visto una película que muestra como se les enseña a los chicos a no escaparse ya a ir a lugares peligrosos siendo conscientes del mismo. Voy a buscar en mi TV a ver si la encuentro y te cuento que pude sacar en claro.
Espero que no te vuelva a ocurrir porque es terrible...besos Bettina

"Isabela" dijo...

Fidel!! bien venido al club!!
Ese es el pan de cada día con Aitana!! jajajaja...y a veces...hemos pasado unos buenos sustos...ya lo creo..no quiero ni recordar..
Te mando un saludo y otro para el pochotico!!

Besos
Isabela y Aitana

~Zurama~ dijo...

De paso por tu casa, para desearte un feliz día de San Valentin!!! ;D

la_sombra dijo...

muy buen blog te felicito
un gran saludo desde israel medio oriente
http://elbohemiodelanoche.blogspot.com/